¿Puedes vivir sin móvil?

¿Puedes vivir sin móvil?

La verdad es que me resulta curioso que hoy por hoy llevemos prácticamente todo en el móvil. Nuestro Smartphone es nuestra caja de recuerdos, nuestra cámara de fotos, nuestro monedero, nuestro banco, nuestro periódico, nuestro teléfono, nuestra ventana a los cotilleos, nuestra agenda, nuestro ordenador, de hecho a veces pienso que si en lugar del bolso con todas las cosas que llevamos dentro llevásemos las llaves de casa o del coche enganchadas al móvil de alguna manera todo lo demás sobraría. El móvil es todo lo que necesitamos ahora mismo pero ¿es bueno apostarlo todo a un aparato que en cualquier caída puede morir al instante?

Seamos lógicos, actualmente hay muchas personas que llevan todo en su Smartphone y si lo pierden o se les rompe en medio de la calle dejan de tener acceso al autobús, a su dinero, a contactar con alguien y a conseguir cualquier tipo de información de San Google. Es más, pierden hasta la posibilidad de acceder a un mapa para llegar caminando hasta donde sea que esté su destino. Luego dicen que hay adictos al móvil y yo me pregunto ¿no nos están obligando a serlo en cierto modo?

Hoy en día el uso que yo le doy al móvil no es tan completo. Lo uso para el whatsapp, lo uso para hacer alguna que otra foto y lo uso para hacer llamadas. Ese es más o menos el uso normal que yo le doy a mi Smartphone un día cualquiera, y es que yo aún uso la tarjeta para pagar en las tiendas y tengo también un bonobús para pagar en el Tram y en el Autobús, pero he de ser sincera totalmente y explicar que, de vez en cuando, también uso el móvil para acceder al banco, para pedir cita con el médico de cabecera o para encontrar una dirección.

Al final, queramos o no, todos estamos abocados a usar el teléfono móvil como herramienta única en nuestra vida diaria, aunque nos resistamos a ello.

Un ordenador en la mano

Debido a ello, aunque no queramos dejarnos un dineral en nuestro teléfono móvil, es lógico pensar que cuanto más joven se es y más posibilidades tienes de acabar usando el móvil para todo más necesidad tienes de que éste responda ante cualquier petición y por eso, cada vez más, se fabrican Smartphones parecen ordenadores portátiles.

Hemos pasado de llevar móviles que parecían ladrillos a tener móviles plegables diminutos que cabían en bolsillos de miniatura y ahora lo que queremos son móviles de pantalla plana gigantes pero muy finitos. ¿No os dais cuenta de lo raritos que somos a veces? Podríamos decir que es la evolución natural del producto debido al uso que le damos pero yo creo que todo es cuestión de modas, tendencias, y diseñadores locos que cada día piensan una cosa diferente.

Tampoco es que yo esté en contra de este tipo de tecnología, tengo que reconocer que facilita muchísimo la vida y hace las cosas más sencillas, pero a veces me da miedo que dependamos tanto del Smartphone y no hablo de “adicciones” juveniles (y no tan juveniles), hablo de dependencia por necesidad.

Dicho esto, ¿con qué cantidad de presupuesto tenemos que hacernos ahora mismo para tener un móvil todo terreno? Pues seamos sinceros, hay móviles de gama media que ofrecen una respuesta realmente buena ante cualquier necesidad y hablamos de gastarnos una media de 200 euros (entre 180 y 300 euros aproximadamente), pero si queremos llevar un ordenador en la mano la cosa sube descaradamente.

Yo no tengo esa necesidad, pero puedo entender que ciertos perfiles de empresarios o profesionales de la tecnología sí necesiten de esa potencia en su teléfono móvil. Estamos hablando de una media de 1.000 euros por teléfono y sin querer tirar por lo alto.

La conocida tienda online de móviles, Inmóvil, recomienda el Iphone Pro Max de 256GB que ronda los 1400 euros como el móvil más completo del mercado, y el más potente, pero reconocen que con Smartphones mucho más modestos se puede conseguir un rendimiento magnífico. Podríamos decir que ese Iphone es el “Audi” de los móviles, pero hay Volkswagen y Toyota que están muy pero que muy bien.

¿Cómo ahorrar un poco al comprar el teléfono móvil?

Antes de nada hay que tener claro que, a no ser que haya una súper oferta específica de una tienda física con un móvil en concreto lo normal es que encuentres el más económico en Internet. Ahora bien, no nos dejemos engañar, una cosa es encontrar un teléfono 20 euros más barato en una tienda online y otra cosa es intentar ahorrarnos 300 euros. Mi consejos es sencillo: huid de las megaofertas online, suele haber gato encerrado.

Otra opción es intentar comprar el teléfono en una tienda online de cualquier país vecino donde sepamos que se vende más barato. Merka Market 88, la conocida tienda de electrónica de Andorra, reconoce que puede resultar rentable comprar según qué productos en el pequeño país vecino y de ahí que muchos de sus clientes sean españoles o franceses, pero también nos explica que ese ahorro en el precio se nota muchísimo más cuando hablamos de productos de precio elevado, ya que con productos más económicos la diferencia no es tan grande.

Sea como sea, si no pretendemos “fardar” delante de nadie por el móvil nuevo, lo normal es acceder al modelo que mejor se adapte a nuestras necesidades y al uso que le vamos a dar. Yo no necesito que mi móvil hable chino, así que no se lo pido al teléfono nuevo que voy a comprar porque si lo hago estaría pagando algo que no voy a utilizar. Esto aplicado a cualquier otra necesidad nos puede dar la verdadera respuesta a ¿cómo ahorrar un poco al comprar el teléfono móvil? Compra exactamente lo que necesitas, no más.

Deja una respuesta