Paços de Ferreira, la capital del mueble en Portugal

Paços de Ferreira, la capital del mueble en Portugal

Todo empresario, trabajador, viajante, distribuidor, transportista… que se dedique al mundo de la fabricación, colocación, diseño, venta, distribución, etc. del mundo relacionado con el mueble sabe de la existencia y conoce un municipio de la región norte de Portugal denominado Paços de Ferreira y conocido como ‘a Capital do Móvel’ o Capital del Mueble, por el enorme volumen de negocio que la industria mobiliaria desarrolla en ese municipio, uno de los más industrializados del país.

La localidad de Paços de Ferreira está considerada como el mayor centro comercial de muebles de Europa, a lo que dedica más de 2,5 millones de metros cuadrados a área de producción y exhibición comercial dentro de un radio de cinco kilómetros cuadrados. Esta industria del mueble, con más de 5.000 empresas dedicadas a este sector, es la principal actividad económica del municipio, lo que genera unas cifras de más de mil cien millones de euros en ingresos anuales, de los cuales más de 375 millones de euros anuales proceden de las exportaciones.

Unas exportaciones que se ven favorecidas por varias razones, siendo, en primer lugar, por la excelente calidad de sus muebles, su diseño audaz y moderno y, en segundo lugar, por las buenas conexiones al resto del mundo a través de su cercano aeropuerto internacional de Porto y su puerto, el de Leixões, así como por las conexiones a través de carretera con Lisboa y Galicia, en España. De este modo, si vosotros estáis pensando en comprar muebles, nosotros os recomendamos que vayáis hasta la localidad portuguesa, así como también os recomendamos que no os preocupéis por la logística, puesto que Mediterráneo exprés, una empresa logística que pertenece, desde 2018, al prestigioso Grupo MACH-3000, una alianza europea especializada en la logística del mueble en toda Europa se encargará de llevar vuestras compras hasta el domicilio. De este modo, tan solo os tendréis que preocupar por comprar lo que necesitéis, ya que ellos se encargan de los traslados.

Paços de Ferreira también tiene un lugar para el turismo, puesto que su rica historia ofrece al visitante mucho que ver y visitar, lugares como:

  • Monasterio de San Pedro de Ferreira. Uno de los monumentos más importantes del románico portugués, se construyó a finales del siglo XII, con influencias de la Catedral de Zamora, la iglesia reúne motivos escultóricos de canteros de las escuelas de Coímbra, Oporto, Braga, Compostela o Zamora. Son de reseñar dos piezas funerarias, una tumba y la tapa de la sepultura con la estatua yacente de un noble portugués vestido de peregrino y sujetando un bastón.
  • Citânia de Sanfins. Un importante castro que fue uno de los principales asentamientos de los pueblos Galaicos que poblaron el noroeste de la península ibérica en la Edad del Hierro, entre los siglos V y III a.C. Cuenta con más de un centenar de construcciones de planta circular y cuadrangular, agrupadas en unos cuarenta núcleos.
  • Dolmen da Leira Longa. Es una construcción funeraria que data del III milenio a.C. de planta poligonal, de 25 m. de diámetro y 3 m. de altura, formada por columnas que sujetan una losa de cobertura.
  • Capela de Sao Francisco o Capilla de San Francisco. Se trata de un conjunto edificado en el siglo XVIII típico de las grandes cofradías de la época, con forma triangular. Su estilo es barroco.
  • Pelourinho de Paços de Ferreira. Tienen un significado judicial pues eran puestos para que los delincuentes fuesen castigados en público. Se trata de una columna de piedra con plataforma cuadrada y fuste cilíndrico sobre el que se asienta un cuadrado con el escudo nacional y sobre este la corona real. Este monumento reemplazó un pelourinho anterior del siglo XV que desapareció en el siglo XVIII.

La gastronomía, otro activo de Portugal

La gastronomía en esta zona de Portugal es rica y variada, disfrutando de diversas especialidades gastronómicas como pueden ser el cabrito o cordero asado con arroz al horno, el exquisito cocido a la portuguesa o los famosos rojoes, que son trozos de carne de cerdo magro fritos en la sartén acompañando de un arroz blanco o de patatas. Pero lo que no se puede dejar de probar en esta tierra es el “capao de freamunde”, un capón con denominación de origen, donde cada año más de 70 productores acogidos a la asociación de criadores compiten cada año en el concurso del mejor capón, en una fiesta denominada “Feira dos capoes” que se celebra desde hace más de 300 años, ya que fue inaugurada oficialmente en el año 1719 por el rey Joao XV, y a día de hoy está considerada como una de las fiestas gastronómicas más importantes del país.

Deja un comentario