Los avances más innovadores que le interesarán a los fanáticos de las motocicletas

Los avances más innovadores que le interesarán a los fanáticos de las motocicletas

Desde la aparición de las primeras motos en el siglo XIX, este medio de transporte ha evolucionado mucho y es que gracias a la tecnología, estas se han vuelto más cómodas, eficientes y sobre todo, mucho más seguras.

En este artículo, y con la ayuda del equipo de Scoomart, especialistas en motos y variedad de vehículos eléctricos, haremos un paseo por la evolución de la tecnología en las motos, desde la época en las que comenzamos a ver grandes invenciones como el avión, el teléfono, el cinematógrafo, la bombilla, la anestesia o la aspirina; hasta lo que podemos encontrar en el mercado actual.

La evolución de la motocicleta

Debemos comenzar por hablar un poco sobre la invención de la motocicleta en el siglo XIX y de las teorías que giran en  torno a la identidad de su creador:

Por ejemplo, hay quienes atribuyen su creación al estadounidense Sylvester Howard Roper, de quien se dice que entre 1867 y 1869, desarrolló un velocípedo a vapor en Boston que algunos consideran la primera motocicleta de la historia.

Sin embargo, Roper no fue el único que pensó en cómo desplazarse más rápido sobre una bici: en la vieja Europa, los franceses Pierre Michaux y Louis-Guillaume Perreaux tuvieron la misma idea y en 1868 acoplaron un pequeño motor de vapor comercial a un cuadro de bicicleta.

Dos décadas después, en 1885, el alemán Gottlieb Daimler patentó un propulsor monocilíndrico de cuatro tiempos que, meses después, montó en la Reitwagen, una bicicleta con bastidor y ruedas de madera.

E incluso,  una década más tarde, Heinrich y Wilhelm Hildebrand, Alois Wolfmüller y Hans Geisenhof lanzaron al mercado la Hildebrand & Wolfmüller. La cual, con un motor de 1.489 cc que entregaba 2,5 CV y permitía alcanzar una velocidad máxima de 45 km/h, se convirtió en la primera moto de producción en serie.

Así que aunque todavía no se ha establecido quién fue la mente maestra detrás de la primera moto, lo que sí es cierto es que la tecnología en motos ha ido evolucionando mucho desde entonces.

Tecnología en las motos: la electrónica como protagonista

La seguridad activa de las motos, ha evolucionado espectacularmente en los últimos 20 años. Y ello ha sido así porque el sector de las dos ruedas ha adaptado innovaciones testadas previamente en los automóviles.

Se entiende por seguridad activa a los elementos de una moto que han sido desarrollados para evitar accidentes de tráfico. Desde el conocido como triángulo de la seguridad vial, constituido por lo neumáticos, los frenos y las suspensiones, hasta el control de tracción, son los encargados de salvar nuestra vida mientras estemos montando una moto.

Así, en este campo se ha invertido en I+D+i y se ha hecho un uso cada vez mayor de la electrónica a través de soluciones como:

  • La unidad de control electrónico (ECU). También conocidas como centralitas electrónicas, que funcionan como pequeños cerebros que, entre otras funciones, controlan el flujo de combustible en motores con sistema de inyección o el sistema antibloqueo de frenos (ABS).
  • La unidad de medición inercial (IMU). Este dispositivo electrónico se sirve de una serie de sensores para evaluar la velocidad, la orientación y las fuerzas gravitacionales de la moto. De esta forma, obtiene una información precisa en tiempo real de lo que está haciendo el chasis.
  • El acelerador electrónico. Al igual que la IMU, la tecnología ride-by-wire proviene de los circuitos y facilita obtener una respuesta inmediata del motor al abrir el puño del gas y configurar los modos de conducción.

Estos tres aportes significativos a su vez están estrechamente vinculados con el funcionamiento de algunos de los elementos que veremos a continuación.

Tecnología asociada a los elementos de seguridad activa

En lo relativo a la seguridad activa, la tecnología en las motos ha permitido incorporar numerosas innovaciones. Adelantos que, inicialmente, formaban parte del equipamiento de los modelos de gama alta y que, poco a poco, van incluyéndose en los más asequibles, formando parte de las funciones básicas de cualquier oferta en el mercado:

  • Neumáticos. Estos han evolucionado significativamente desde que fueron patentados por el escocés John Boyd Dunlop en 1888. Así, con el paso de tiempo, se han fabricado todo tipo de cubiertas para los diferentes segmentos de motocicletas y han aparecido tecnologías como el sistema TPMS (Tire Pressure Monitoring System), que alerta a los motoristas si la presión de los neumáticos no es la correcta.
  • ABS y CBS. En función de la cilindrada, las motos deben montar ABS o un sistema de frenada combinada (CBS). Estos se encargan de reducir la distancia de frenado y contribuyen a que una moto no se desestabilice al frenar.
  • Suspensión electrónica. Este todo un ejemplo del progreso de la tecnología en motos. Aquí, el ajuste electrónico de la suspensión adapta la amortiguación, de forma automática, al estado del piso y la manera de conducir. De esta forma, el comportamiento de las motos es más estable y seguro.
  • Control de tracción. Su función es evitar que la rueda trasera de la moto pierda adherencia o derrape; e incluso, algunos controles de tracción facilitan que el motorista seleccione el modo de respuesta. Además, al igual que pasa con el ABS, también existen sistemas diseñados para optimizar su funcionamiento en curvas.
  • Sistema antiwheelie. Evita los temidos caballitos al modificar la entrega de potencia si detecta que la rueda delantera se levanta del suelo. Se utiliza en la competición y en las motos deportivas de mayor cilindrada.
  • Modos de conducción. Hoy en día, una de las tantas funciones que nos permite el avance de la tecnología es poder personalizar las prestaciones de la moto y adaptarlas a nuestro estilo de pilotaje y las condiciones del asfalto. De hecho, actualmente, los modos de conducción para carretera y superficies mojadas están presentes en muchas motos, e incluso, se ofrecen modos para conducción deportiva y off road.
  • Cambio rápido. Esta función también es conocida como quickshifter y permite cambiar de marchas sin necesidad de utilizar el embrague o cortar gas. El resultado es una conducción muy cómoda y segura.
  • Embrague antirrebote. Ayuda a que la rueda trasera no se bloquee al reducir de marcha, evitando así sustos y/o caídas. Como otros avances de la tecnología en motos, ha dejado de ser una solución reservada a las motocicletas más exclusivas y se emplea en variedad de modelos.
  • Asistente de arranque en pendiente. Como hemos comentado anteriormente, el sector de las dos ruedas ha experimentado desarrollos tecnológicos estrenados en el mundo del automóvil; siendo este uno de ellos.
  • Tecnología LED. Los grupos ópticos también forman parte de la seguridad activa de una moto, ya que pueden evitar un accidente. Así, de las bombillas incandescentes o halógenas se ha pasado a la tecnología LED, que brinda un mayor y mejor campo de visión. Además, algunas motos tienen luz autoadaptable en curvas; e incluso, en el futuro podría llegar a popularizarse la luz de láser, que duplica el haz de luz y tiene una vida útil mayor.

Todas estas innovaciones han llegado para contribuir a que el colectivo de los motoristas sea más seguro.

Otros avances tecnológicos aplicados a las motos

Además de los mencionados anteriormente, también existen otros avances tecnológicos que aunque no fueron pensados especialmente para las motocicletas, se han ido añadiendo a las mismas y han mejorado su manejo. Por ejemplo, está el caso de la tecnología GPS que ha dado lugar a que algunas motos cuenten con sistema de navegación de serie.  Así, ya es algo muy común para el conductor de motocicletas realizar tareas tales como visualizar los mapas, personalizar el panel de instrumentos, y consultar el estado de la moto o localizar su ubicación.

Las motos del futuro

Por supuesto, la tecnología no se detendrá en este punto, sino que seguirá descubriendo más y más nuevas funcionalidades para perfeccionar este vehículo.

Entre las tecnologías que se desea aplicar masivamente en el sector de las dos ruedas figura el eCall, el cual consiste en un sistema de llamada automática de emergencia que conecta con el 112 en caso de accidente y que por ahora, solo está disponible en algunas motos.

Incluso, la tecnología quiere ir un paso más allá en cuanto la comunicación entre vehículos y hacer que las motocicletas se puedan comunicar con otros vehículos y las infraestructuras de la vía.

Aún más ambicioso, se quiere poder sustituir los espejos retrovisores por cámaras y acceder a la conducción autónoma cuando se quiera… En cualquier caso, su objetivo es el de reforzar la seguridad de los motoristas.

De hecho, en materia de conducción autónoma, BMW Motorrad presentó ya hace unos años sus avances en el desarrollo del BMW Motorrad Riding Assistant, un sistema montado sobre una BMW R 1200 GS que es capaz de arrancar, virar, tumbar y frenar por sí sola, de forma totalmente autónoma y automática. Si es verdad que se trata de un prototipo, pero el objetivo es conseguir avanzar en el desarrollo de la movilidad futura.

Deja una respuesta