Los 10 consejos básicos para cuidar tus dientes

Los 10 consejos básicos para cuidar tus dientes

Mantener una correcta higiene bucodental es imprescindible para mantener los dientes sanos y bonitos. Y es que la prevención es el mejor tratamiento para la higiene oral. 

Tener una buena rutina de higiene ayuda a combatir la formación de caries y la acumulación de placa bacteriana, que ocasiona diferentes enfermedades como la gingivitis (inflamación de la encía) o la periodontitis (infección de la encía que incluso puede llegar a las piezas dentales). Por supuesto, también ayuda mejorar la estética y a tener una sonrisa bonita, sana y cuidada. 

Debido a la importancia de mantener una correcta higiene bucodental en este artículo hemos reunido los 10 consejos básicos que ayudan a cuidar los dientes. Y que todo el mundo debería aplicar. 

1) Cepillado después de cada comida 

Este es el pilar básico de la higiene bucodental. Como mínimo hay que cepillar los dientes tres veces al día. No obstante, lo ideal es cepillar los dientes después de cada comida. La rutina impide en muchos casos limpiarse los dientes después de comer, pero se puede solventar en muchos casos con un kit de viaje. Puedes llevar en el bolso un estuche con cepillo de dientes pequeño y pasta dental y en cualquier baño lavar tus dientes rápidamente cuando comas o cenes fuera de casa, ya sea en el trabajo, en un restaurante o en la casa de un familiar o amigo. 

2) Hay que renovar el cepillo y escoger el más adecuado 

“Cada tres meses hay que renovar el cepillo de dientes, ya que se deterioran los filamentos con su uso y no realiza correctamente su función, eliminar la suciedad”, explican desde la Clínica Dental Dr. Maroto y Dra. Vellón

Los expertos de esta clínica también indican que es muy importante escoger el cepillo adecuado. Por ejemplo, los cepillos de filamentos suaves están indicados para personas que han sufrido molestias en las encías, ya que el cepillado molesta mucho menos. Si no sabes cuál es el cepillo de dientes perfecto para tí siempre puedes consultar a tu dentista u odontólogo de confianza. 

3) Utiliza hilo dental o irrigador dental para la eliminar toda la suciedad 

Entre los dientes se acumula mucha suciedad que es muy difícil de eliminar con el cepillo dental al estar en zonas de complicado acceso. Es por ello imprescindible utilizar el hilo dental en la rutina de higiene bucal, porque es el instrumento que mejor elimina esta suciedad. 

Una alternativa al hilo dental es el irrigador. El irrigador dental es una herramienta que permite limpiar la boca en profundidad y funciona con chorros de agua a alta presión. Puede que tan sólo lo hayas visto en el dentista, pero este instrumento también se encuentra en el mercado con versiones domésticas o comerciales. Por supuesto, es más caro que el hilo dental, pero la gran ventaja que aporta frente al otro instrumento es que además de eliminar los restos de comida que se almacenan entre los dientes arrastra la placa bacteriana y tras su aplicación proporciona una agradable sensación de frescor y limpieza. 

4) Introduce el colutorio en tu rutina 

Los colutorios no sustituyen al cepillado ni el uso del hilo dental, pero todos deberíamos introducir este tipo de producto en nuestra rutina de higiene oral. Es necesario indicar que los colutorios no eliminan la placa bacteriana, sino que ayudan a proteger los dientes. 

Para aplicarse de forma correcta se debe aplicar el colutorio después del cepillado y del uso del hilo dental. Además hay que dejarlo actuar al menos medio minuto. 

5) Visita a tu dentista 

Mucha gente tan solo acude a su dentista cuando ya se han presentado problemas en la boca. Y este es un error muy común. También hay que visitar a los dentistas como una medida de prevención para disminuir las posibilidades de enfermedades bucodentales o en el caso de indicios, los expertos serán capaces de solventar el problema a tiempo antes de que llegue a más y recomendarte tratamientos como medida de prevención. Lo adecuado es visitar a tu profesional de confianza al menos dos veces al año.  

6) Cuida tu alimentación 

Este consejo es aplicable para cualquier campo de la salud y es que la alimentación es un pilar básico en nuestra vida. Y sí, también mantener una inadecuada dieta repercute de forma negativa en los dientes. 

Es aconsejable mantener una alimentación variada, rica en frutas y verduras, limitar la ingesta de dulces y evitar lo máximo posible el alcohol. 

7) No fumes 

Todos sabemos que el tabaco es malo para la salud en general, pero también para los dientes. Y aunque todos lo sepamos nunca está de más recordarlo. Entre todos los aspectos negativos que ocasiona el hábito de fumar en la boca hay que destacar que favorece la aparición de bacterias, aumenta el riesgo de sufrir enfermedades en las encías, produce halitosis y disminuye la secreción de saliva. 

Pero las consecuencias negativas del tabaco en la boca no solo tienen que ver con la salud, también con la estética porque el tabaco fomenta la aparición de manchas en los dientes. Unas manchas que tan solo se eliminan con tratamientos específicos como limpiezas bucodentales realizadas por profesionales o con blanqueamiento dental. 

8) Ten cuidado con los alimentos duros 

Al masticar alimentos duros como el turrón o el marisco hay que tener especial cuidado para evitar que las piezas dentales se deterioren o incluso se fracturen. Todavía mayor cuidado hay que tener si se tienen carillas dentales, ya que se pueden despegar. 

9) Evita el café, los refrescos y el vino tinto 

Algunos alimentos son muy perjudiciales para la boca, al ser ácidos y propiciar la aparición de manchas en los dientes. Los alimentos que debes evitar si quieres tener la mejor salud bucodental posible son el café, los refrescos (especialmente de cola), el té, el vino tinto y el alcohol en general. 

Al menos, si no evitas su ingesta deberías cepillar tus dientes tras beber cualquiera de estos productos. 

10) No te olvides de limpiar la lengua 

Durante el cepillado mucha gente se olvida de limpiar la lengua. Es un error muy común que hay que evitar. Y es que la suciedad en la lengua además de acumular bacterias que pueden desencadenar en enfermedades genera mal aliento, por lo que hay que evitarlo. 

La limpieza lingual se puede suplir con el uso de enjuague o colutorio, pero no estaría de más limpiar bien la lengua durante el cepillado o tras él. 

Para saber si tu lengua está limpia tan solo tienes que ponerte frente al espejo y sacarla. Si tiene un color rosado está limpia, mientras que si tiene una capa blanquecina o amarillenta, necesita un lavado. ¿Y cómo limpiarla correctamente? Pues, tal y como nos explican desde la Farmacia Ramón Ventura, existe un aparato específico, llamado limpiador lingual que se puede encontrar fácilmente en farmacias o en supermercados. Además, algunos cepillos de dientes manuales tienen incorporada una parte que está pensada para limpiar la lengua y con esto sería suficiente. Con cualquiera de estas dos herramientas tan solo tendrías que recorrer con el aparato la lengua hacia el exterior para arrastrar fuera la suciedad. Y tras su uso limpiar el instrumento correctamente. 

Estos son los 10 trucos básicos que debes tener en cuenta si quieres mantener una correcta higiene bucodental, para prevenir lo máximo posible la aparición de enfermedades y tener tu boca bonita y cuidada. 

Por supuesto, los consejos recogidos en este artículo tan solo son trucos generales que puede seguir casi cualquier persona. Aunque siempre deberías hacer caso a las indicaciones de tu dentista, ya que te recomendará personalizadamente, atendiendo a tus necesidades y particularidades.

Deja una respuesta