Limpieza en una casa de soltero

Limpieza en una casa de soltero

Dentro de esas leyendas urbanas que circulan entre nosotros, existe la de que todo piso habitado por una persona soltera, en este caso masculino, es un nicho de suciedad. Quizás hace años si pudo pasa, pero ahora mismo, nada. Y es que, afortunadamente, la limpieza en una casa de soltero es posible. Primero con hábitos del propio propietario, y segundo, gracias a los productos de limpieza y a los servicios que podemos encontrar. Vamos a darte una serie de consejos para que mantengas la casa como el jaspe. Ten en cuenta que ahora mismo las personas solteras son los reyes del consumo.

Tienes que tener claro que para mantener una vivienda bien aseado hay que realizar una limpieza a fondo casi todas las semanas. Sí, no te llevas las manos la cabeza. Es la única forma de asegurarnos de que estará bien. Es la forma de lavar lugares a los que nunca llegamos. Pero la cruda realidad es que no todos tenemos tiempo para ello. Por eso te vamos a dar una serie de consejos para que puedes hacerlo. Por todo ello, harías bien en saber cómo hacer que la casa parezca limpia en un abrir y cerrar de ojos. Ni qué decir tiene que esta guía no sirve para asear tu casa de verdad, pero darás unos buenos pasos.

Antes de limpiar, ordenar

Una cosa que tienes que tener clara es que antes de limpiar hay que ordenar. El ejemplo más gráfico es esa casa llena de cajas y de muebles. Te pones a pasar la mopa y no llegas a todos los rincones porque está lleno de aparatos. Y es que hay algo peor que la suciedad, y es el desorden. Lo primero que debes hacer es retirar de la vista aquellas cosas que indican, sí o sí, que no te has molestado en limpiar tu morada. La bolsa de basura es tu amigo, mete en ella todo lo que este fuera de lugar y no necesites conservar.

Cristales

Dicen que la cara es el espejo del alma. Y creo que con los cristales pasa esto. Si vemos que los cristales están sucios, está claro que lo de dentro estará peor. ¿No crees? Aunque este caso la recomendación es que contrates a una empresa de limpieza de cristales porque puede ser peligroso. Y más aún si vives en un octavo. “Contamos con una gran logística para poder realizar nuestro servicio de limpieza también en altura, ya que estas tareas las realizamos gracias a un camión grúa de hasta 16 metros de altura de nuestra propiedad”, nos explican desde Servinet, una empresa que es referente en este sector.

Abre las ventanas

Mientras estás limpiando no te olvides de abrir las ventanas para que la casa se airee. Es algo que es primordial. Da igual que estemos en invierno, no hay nada peor para un invitado que comerse tu olor corporal acumulado en el salón.  Y es que mal está, ver suciedad, pero creemos que olerlo es lo peor del mundo. Deja que la estancia que vas a limpiar se airee un poco y desaparezcan los olores de humedad además es bueno para la salud.

Adiós al polvo

No es cuestión de pasar todos los días la mopa o el paño del polvo, pero si es bueno, coger un trapo o bayeta, humedécelo, y pásalo por la superficie de los muebles que estén a la vista de todos. Presta especial atención a las mesas del salón y limpia las partes de las estanterías que sean visibles. Sólo debes ocuparte del polvo con el que los invitados puedan establecer contacto visual.

Haz la cama

Si quieres tener la casa limpia, tienes que comenzar con los pequeños detalles. Por eso tienes que hacer todos los días la cama. Te sentirás bien, sobre todo cuando te acuestes. Ver que tienes una cama recién hecha hace que la habitación parezca menos desordenada.

Fregar platos

Otro de los pequeños detalles es lo de fregar los platos. No dejes que se apilen o que necesites algo de la vajilla para darte cuenta que necesitas fregar los platos. Un pequeño esfuerzo ahora, te ahorra mucho trabajo que tarde o temprano deberás hacer luego.

El baño

El baño es la prueba del algodón. Es la más dura pero donde demuestras si la casa de un soltero está limpia o no. Hay detalles que tenemos que tener en cuenta. Pasa al inodoro, elimina con el estropajo cualquier mancha de la superficie y utiliza la escobilla para el interior. Echa lejía, que eliminará cualquier posible mal olor. La ducha puede estar hecha un asco, así que usa productos que puedan acabar con ello.

Ahora ya conoces unos cuantos detalles para hacer de tu casa de soltero toda una suite. Ya estarás preparado para cuando tengas visitas sorpresas o ligues de última hora y tengas que llevarla a tu casa. Sigue estos consejos y todo irá miel sobre hijuelas.

Deja un comentario