La mala salud dental es un problema común a todos los europeos

La mala salud dental es un problema común a todos los europeos

En innumerables ocasiones, se ha hecho referencia a la falta de cuidado que tenemos en España al respecto de nuestra salud dental. Este tipo de críticas se ha hecho con toda la razón del mundo porque tenemos un amplio margen de mejora en lo que respecta a este apartado de la salud. Pero también tenemos la obligación de decir que esto no es algo que ocurra solo en el interior de nuestras fronteras. El ser humano, en líneas generales, y viva donde viva, ha tendido a olvidarse de la salud de su boca y sus dientes.

Es una verdadera lástima que así sea, pero así es la realidad que nos rodea. La salud bucodental ha sido la gran olvidada en muchos casos y solo le hemos empezado a prestar atención cuando la situación de nuestra boca ya ha empezado a ser insostenible. Desde luego, nosotros solo podemos recomendar a todas las personas que mostréis atención por este campo y que no esperéis a que la cosa se empiece a complicar en vuestra boca para empezar a tomar decisiones. Y la misma recomendación se la podríamos hacer a un español o a un canadiense, por poner un ejemplo.

Es cierto que, desde siempre, ha habido naciones en las que ha habido una mayor cultura por el cuidado dental, eso no lo podemos negar. Por poner un ejemplo, citaremos una noticia de la web de la revista Hola, que asegura que los franceses son los que más restaurada tienen su boca (solo el 43% mantiene la mayor parte de sus dientes) y los suecos los que más cuidada la tienen (el 80% tiene la mayoría de su dentadura). Sin embargo, sí que es verdad que los casos de descuido de la salud dental se cuentan por millones en todos los países. Y eso es lo que realmente nos preocupa.

Lo que os acabamos de transmitir se complementa con la noticia que os vamos a enlazar a continuación y que es propiedad de la página web Infosalus. En ella, se apunta que más de la mitad de los europeos no conservan su dentadura natural completa, lo que deja claro que hay un problema que es global en lo que respecta a la salud dental de las personas. Y es que, al no tratarse de un aspecto que pueda llegar a matar a nadie, parece que es dejado de lado en muchas ocasiones. Y ese es un error del que nos podemos arrepentir más antes que después.

Al igual que los europeos hemos descuidado, con independencia de nuestra nacionalidad, la salud de nuestros dientes en los últimos años, vamos recuperando de una manera paulatina y equilibrada en todos los países nuestra preocupación. Y esto es fruto de los consejos de los odontólogos de todo el continente, que han trabajado en consonancia para apostar por las nuevas tecnologías y así ofrecer nuevas soluciones que permitan conseguir que la gente sea consciente de lo fácil que es recuperar el buen estado de su boca. Eso es lo que nos indican desde la clínica dental C Blanco de Badajoz.

Los países del Mediterráneo, más afectados 

Todo el mundo tiene que hacer su autocrítica nacional y ver por qué en su territorio la situación ha sido mejor o peor que en los países de su alrededor. En el caso de los países que nos encontramos bañados por el mar Mediterráneo, es lógico hacer una autocrítica bastante amplia puesto que nuestros datos han solido ser peores que en naciones que se sitúan más cerca del norte de Europa. Ni que decir tiene que, aunque el problema es de todos, a nosotros nos ha afectado de un modo más fuerte.

Poner solución a este tema es algo en lo que desde diferentes niveles de gobierno se ha venido trabajando desde hace años. Y algo estamos consiguiendo, porque es cierto que ha aumentado el interés de muchas personas al respecto de su salud dental. Es una buena noticia que, sin embargo, nos tiene que servir para marcar el camino y para que lleguen datos que sean mucho mejores cuanto antes. Es una necesidad y una urgencia para la sociedad española. Y tenemos la obligación de cumplir con ella a la máxima brevedad posible.

Hay mucho en lo que trabajar, pero muchas personas ligadas al sector están de acuerdo en afirmar que las nuevas tecnologías han de servir para acercar una actividad como la odontología a todo el mundo. Y es que no puede seguir existiendo ese miedo que ha habido tradicionalmente a acudir al dentista en España y en otros lugares. En este tipo de situaciones, el miedo es sinónimo de perjuicios para nuestra boca y, por ende, para nuestra salud. Y es mejor escapar de todo lo que tenga que ver con esos perjuicios.

Deja una respuesta