El comercio electrónico y su importancia

El comercio electrónico y su importancia

Internet ha cambiado nuestro mundo y el comercio electrónico es uno de los signos más evidentes. Un claro ejemplo lo viví hace dos semanas que fui con mi primo a Tenerife. Estuvimos alojados en el Hotel Hard Rock de Tenerife, que elegí yo porque soy un fanático de las camisetas (tengo de 12 hoteles de todo el mundo) y tenía ganas de hospedarme allí.

El caso es que mi primo trabaja para una empresa de reformas en Valladolid y al llegar allí y ver la fachada, me dijo que tenía que hacer unas gestiones. Mientras hacíamos el check in le comentó al jefe de recepción sobre la fachada del hotel y si le podía dar la dirección de la empresa que había hecho el trabajo de la fachada y el “Panel Composite”, muy amables durante el día se lo dijeron. Aluminios Franco era la empresa y en Internet vio más sobre ella, contactando para ver si podían ayudarles con un trabajo en el que iban a necesitar sus servicios. Esto hubiera sido imposible hace tan solo unos años y ahora es tan fácil como tener su web, ver sus trabajos y llamarles.

El panel composite es un producto tecnológico de lo más avanzado, que es magnífico para cualquier clase de obra, siendo un panel que es capaz de adaptarse a las necesidades del diseño que tiene cada fachada, se maneja fácil, es ligero, resistente y la instalación cómoda por lo que se puede aplicar a muchas partes de la arquitectura.

Además de esto, no solo se limita a las partes exteriores de los edificios, también podemos verlo en diferentes formatos y calidades, en diseños interiores, rotulación, falsos techos, etc. Las combinaciones son infinitas y al ver como les había quedado, le sorprendió gratamente.

A la mañana siguiente cerró el acuerdo, pues Aluminios Franco tenía una gama amplia de este tipo de panel, existiendo la posibilidad de hacerlo en el color que quería mi primo y al ser un trabajo especial no tenían problemas en trasladarse a Valladolid para montarlo.

Las web de las empresas facilitan mucho la confianza a la hora del comercio electrónico

Parece increíble que por casualidades así se puedan llegar acuerdos así. Las páginas web de las empresas lo cierto es que ayudan mucho a que uno pueda conocer la empresa a la que quiere hacer un pedido. En la de esta empresa de Aluminios Franco, venían muchos datos sobre ellos, que tenían más de 40 años en el sector, que son fabricantes y distribuidores de aluminio en sus distintas aplicaciones, que trabajaban en más de una veintena de sectores y que contaban con cuatro almacenes.

Además del composite como tal, no solo se limitaban a él y el aluminio, como es lógico, dado el nombre de la empresa, era el protagonista, donde tenían una gama amplia de perfilería y chapa.

Aunque el centro de distribución lo tenían en la zona de Levante, le dijeron que no tenían problema para darles servicio en el resto de la península, pues tenían almacenes en Murcia, Tarragona, Valencia y Lleida.  En su caso, el de Valencia era el más adecuado por cercanía para desplazarse desde Valladolid.

El ser una empresa con muchas soluciones de aluminio, más adelante ha hecho que tengan más contactos con ellos y que realicen más pedido, algo que habla muy bien de ellos.

Todo esto creo que ejemplifica lo importante que es el comercio electrónico y las posibilidades que da al mundo de la empresa, no solo a los particulares, pues se hacer pedidos, negocios o colaboraciones con una facilidad que hasta hace dos décadas nos hubiera parecido casi de ciencia ficción.

En mi caso el uso del comercio electrónico es mucho más limitado, pues me limito a utilizarlo para comprarme ropa y productos de tecnología para el hogar, pues te ahorras un buen dinero si buscas bien en páginas y los avances en los envíos de las mercancías posibilitan que te llegue en poco tiempo y en óptimas condiciones.

Yo fui de aquellas personas que cuando ebay llegó a España no dudé en hacer las compras por allí y eso que mucha gente me miraba como un bicho raro y solían decirme que me iban a robar los datos de la tarjeta o a estafarme. Ahora con el paso de los años, esas mismas personas compran hasta en Aliexpress y se ríen cuando les recuerdo lo que antes opinaban del comercio electrónico ¿curioso no?

Deja un comentario