Breve y ecológico análisis del mundo del motor

Breve y ecológico análisis del mundo del motor

En este momento una gran parte de la sociedad que tenía previsto comprar un vehículo este año, o en los próximos años, está viendo tambalear sus idas de forma pasmosa, y es que el Covid19 ha causado estragos en la economía de muchísimas personas, de ahí que los expertos estén hablando de una división en tres de posibles futuros compradores de vehículos. Una división que, a mi parecer es bastante acertada, todo hay que decirlo.

Todos los años hay quien se compra coches por diversos motivos, uno puede ser que su antiguo vehículo ha dejado de ser funcional, otros que quieren comprar un vehículo que no contamina, bien por filosofía o bien por adaptación a las nuevas leyes, como la que no dejaba circular por la llamada almendra madrileña (el centro de la ciudad), a los vehículos no ecológicos, y otros compran coches simplemente porque les gusta, es su hobby, su pasión.

Ahora las cosas han cambiado ligeramente y para entender la situación hay que desgranar un poco los pensamientos de cada uno.

Quien necesitaba un vehículo nuevo más por “obligación” que por “apetencia” se ve ante la encrucijada actual de seguir con su idea inicial y comprar un coche nuevo o intentar arreglar su vehículo, ya viejo, para que aguante todo lo posible y evitar así meterse en un gasto tan grande como puede ser la compra de un coche nuevo o de kilómetro 0.

Muchas de estas personas optan por la compra de un nuevo vehículo porque el suyo ha sufrido un accidente o similar, y aunque tengan el motor en buen estado, arreglar el golpe exterior es tan costoso que si el coche ya tiene sus años, se plantean inmediatamente la compra de un vehículo nuevo. Sin embargo, ahora la posibilidad de arreglar los posibles golpes que pudiera tener el coche antiguo no es tan descabellado y por eso el taller de chapa y pintura en Valladolid nos ha confirmado que está notando un ligero aumento de clientes que desean poner su coche a punto a nivel de estética. Según sus trabajadores, incluso han llegado clientes en este último mes que han solicitado presupuesto para arreglar vehículos que tenían parados más de un año con la esperanza de ahorrar y comprar un coche nuevo de cara a años venideros. Ahora las cosas han cambiado y la necesidad de un vehículo a motor apremia.

Vehículos ecológicos o inversión a corto plazo

Por otro lado encontramos a aquellos que querían comprar un vehículo ecológico, ya hablemos de híbridos o de coches eléctricos, pero como todos sabemos, estos coches tienden a tener unos precios más elevados que los coches de gasoil o gasolina por lo que aquellos que iban a realizar esta compra están pensándoselo dos veces con vistas a la posibilidad de adquirir un vehículo de gasolina con el fin de ahorrar unos miles de euros.

Un coche eléctrico de tamaño más bien pequeño, como el ZOE Renault, tiene un precio que va desde los 28.485 en su gama más básica mientras que el Renault Twingo (ponemos la misma marca para evitar comparaciones)  se puede comprar desde 9.653 euros. Hablamos de casi 20.000 euros de diferencia en la gama más básica, y aunque comparemos el ZOE con el siguiente en escala, el Renault Clio, sigue habiendo una diferencia más que notable de precio, pues el Clio se puede conseguir desde 10.102 euros.

Según nos cuentan desde Autofer, el concesionario Renault en Madrid de San Sebastián de los Reyes, las previsiones de venta han cambiado notoriamente para este 2020, y no hablamos solo de cantidades, pues es obvio que a raíz de la pandemia todas las empresas han tenido que bajar un poco sus previsiones de beneficios, algunas muchísimo más que otras. Hablamos, más bien, de que además de vender menos, van a vender modelos de vehículos que no tenían previsión de vender pues pensaban apostar por los coches eléctricos este año y esa idea ha cambiado muchísimo en los últimos meses aunque también nos han contado que hay una parte de la sociedad que sigue apostando por ellos con el objetivo de apoyar al planeta por encima de todo.

Es como si aquellos que pretendían comprar un vehículo eléctrico solo para acatar las nuevas normativas han decidido recular, mientras que quienes pueden permitírselo y tienen un filosofía de vida ecológica, están apostando aún más fuerte por este tipo de coches, así como por la posibilidad de no comprar ningún vehículo a motor con el fin de promover el transporte público, las bicicletas, e incluso los patinetes eléctricos.

Y es que hay quienes piensan que el coronavirus ha sido solo una forma de defensa del planeta para con los humanos y, aunque esta idea es demasiado fantasiosa, puede que no sea tanto la base en la que se sostiene pues muchos expertos aseguran que no es el único virus del que vamos a tener conocimiento en los próximos años ya que muchos animales, que antes vivían aislados del ser humano, se ven cada vez más obligados a acercarse a las ciudades en busca de alimentos. Pero ¿por qué? Pues básicamente porque el ser humano se ha comido los bosques y los campos al mismo tiempo que ha provocado un cambio climático que obliga a los animales a “mudar su vivienda” a climas más propicios para ellos. Aunque eso solo pueden hacerlo quienes han tenido un poco de suerte, puesto que los animales que viven del frío, en climas como el polo norte o el sur, se están viendo abocados a su extinción.

Este post es un análisis del mercado del mundo del motor, sí, pero también es un toque de atención al ser humano que se cree intocable y dueño del universo porque, no lo es, solo vivimos aquí de prestado y como sigamos por este camino vamos a acabar con todos los seres vivos del planeta y, de paso, con el propio planeta en sí.

¿Y tú, qué coche te vas a comprar? Gasolina, gasoil, híbrido, eléctrico o prefieres las ruedas de  la bici…. Tú decides como darás tu siguiente paso.

Deja una respuesta