Barcelona, una apuesta turística segura

Barcelona, una apuesta turística segura

Tenemos la gran suerte de vivir en España y de tener a tiro de piedra una cantidad realmente grande de sitios a los que poder rendir visita. Nuestro país es todo un tesoro a nivel histórico, cultural y social. Por eso recibe tantas y tantas visitas a lo largo del año, algo que además se refuerza con un clima que es realmente la explicación del modo de vida de un gran número de municipios de la costa mediterránea, por ejemplo. Desde luego, está claro que eso ha afectado, en el buen sentido, a nuestra economía.

Barcelona es una de las ciudades que más se beneficia del turismo dentro de nuestras fronteras. Y lo hace por méritos propios, ya que es una de las ciudades que mejor combinación tiene de factores que benefician al turismo. En primera instancia, tiene una potencia cultural que es realmente una de las más grandes de España. Históricamente es una de las urbes más simbólicas de todo el país. Y, para rematar, dispone de un clima privilegiado que hace que muchos de sus visitantes puedan acudir a la playa con cierta regularidad.

Estas son, entre otras, las razones que explican las buenas cifras que maneja la ciudad en términos turísticos. Una noticia que fue publicada en el diario La Vanguardia informaba de que el Ayuntamiento de la capital catalana calculaba que la cifra de visitantes de la ciudad en el año 2017 había sido de 14’5 millones, algo que pone de manifiesto la importancia que tiene esta ciudad en lo que a turismo y cultura se refiere y que también le permite ser de sobra conocida en otros puntos de Europa.

Otra noticia, en este caso publicada en la página web del diario 20 Minutos, informaba de los datos relativos a la provincia de Barcelona. El número de turistas había crecido en un 3% en ese mismo año 2017, lo que demuestra que Barcelona no solo se mantiene como una ciudad puntera en lo relativo al turismo, sino que además progresa y lo hace en niveles que son bastante óptimos para el crecimiento no solo de la capital, sino de todos los municipios que componen su región. Y eso tiene un valor incalculable.

Visitar Barcelona es una apuesta segura. Así lo ven los españoles y también los turistas extranjeros. Y los resultados en materia turística de los últimos años así lo ponen de manifiesto. Los hoteles son los que mejor nos pueden confirmar el crecimiento de la demanda de reservas que se viene produciendo de un tiempo a esta parte. Por eso hemos querido hablar con los responsables del hotel Boria Barcelona, quienes nos han comentado que el motivo de las visitas de tanta gente no solo es la cultura o el clima, sino también la calidad de la vida en una urbe como tal.

Una referencia a nivel nacional… y europeo

Son muy pocas las ciudades que pueden competir con Barcelona a nivel nacional. La única que quizá se puede asemejar al nivel de visitas que recibe la capital catalana es Sevilla. Ni siquiera Madrid puede prestarse a competir. La oferta de la capital hispalense y de Barcelona, que se parece en buena medida puesto que combina lo cultural con el buen tiempo, es la que mejor se adapta a las demandas de los españoles y de los turistas extranjeros. Y por eso es la que más triunfa y la que más cumple las expectativas de la gente.

Pero lo cierto es que la capacidad competitiva de Barcelona ha de ir mucho más allá de España. Es una ciudad de primer nivel europeo. Nos atreveríamos a decir que, en lo que respecta a las preferencias de los turistas, solo grandes capitales como Berlín, Roma, París o Londres pueden competir y estar a la altura de Barcelona. Y es que la Ciudad Condal tiene una elegancia que es digna de ser admirada más allá de nuestras fronteras, algo que sucede con frecuencia.

Es por eso por lo que nunca es mal momento para recomendar una visita a una ciudad como lo es Barcelona. Aunque ya hayamos estado en ella en alguna ocasión, es bastante probable que no hayamos tenido acceso a todos los encantos que nos propone. Y es que son muchos más de todos los que podemos llegar a pensar. Porque Barcelona siempre nos sorprende. Y eso no va a cambiar nunca. España y Europa pueden congratularse. Y es que tienen, en su corazón, uno de los mayores tesoros de esta Tierra.

Deja un comentario