Una nueva necesidad: el despacho en casa

Una nueva necesidad: el despacho en casa

La crisis económica que comenzamos a padecer ahora hace una década fue una losa para muchos de los sectores industriales y de servicios españoles. Uno de los más afectados, como muchas y muchos de vosotros, sabéis, fue el de la construcción, en el que el paro de obras y los despidos han sido una constante hasta hace bien poco. El declive de la construcción fue, a su vez, otra losa para los sectores que se encuentran ligados a él de una forma u otra. Entre ellos, se encuentra el sector del mueble.

Como pocas personas se atrevían a comprarse una casa, había todavía menos gente que se atrevía a adquirir muebles. Y quienes pensaban en renovar el mobiliario de su vivienda aguantaban con lo que tenían. Los efectos de la crisis afectaron de manera muy dura al sector, que trató de resistir por todos los medios posibles, pero que también se vio salpicado, como el de la construcción, por paros en las ventas y la producción y también por los despidos.

Pero todo eso ya ha quedado atrás. Vuelve a haber movimiento en el sector del mueble. Se ha reactivado la venta de la vivienda y todos aquellos interesados en renovar su mobiliario han encontrado en los momentos que corren la oportunidad perfecta para afrontar dicho movimiento. La oferta, además, es ahora más variada que nunca y existen muchos tipos de muebles que pueden adaptarse a la perfección a cientos de estilos. El sector ha vuelto más fuerte que nunca.

Los profesionales de Dismobel nos han comentado que los muebles relacionados con el espacio de trabajo dentro de una vivienda son la principal apuesta tanto de los productores de muebles como de los compradores. La gran cantidad de personas que a día de hoy teletrabajan es bastante más grande que el número de gente que lo hacía antes de la crisis, lo cual explica el por qué de dichas apuestas. Y la tendencia del mercado laboral actual es que cada vez más personas necesiten este tipo de muebles.

Dicha situación está provocando que las personas dediquen una parte de su domicilio al acondicionamiento de una especie de oficina. No tiene por qué ser muy grande, quizá lo justo para un escritorio, una silla y una estantería. Incluso puede montarse dentro de la propia habitación de la persona interesada, o incluso en el salón. Pero atendiendo a la cantidad de gente que trabaja con su ordenador desde casa, se hace más que evidente la necesidad de disponer de un espacio que reúna las condiciones necesarias para trabajar en el domicilio.

Buenas noticias para el sector del mueble español en el extranjero

2018 ha comenzado con grandes noticias para el sector del mueble de nuestro país. Y es que los muebles españoles están comenzando a destacar más allá de nuestras fronteras, algo que no es sólo digno de mención, sino también de congratulación. Poco a poco, el sector ha ido desafiando la crisis hasta, prácticamente, dejarla atrás sin ningún tipo de remordimiento.

La página web Asesores de Pymes anunció en un artículo publicado el pasado 1 de marzo en el que hacía referencia a ese triunfo del mueble español en el extranjero, cuyas ventas habían ascendido en torno a un 2’4%, sumando un montante total que superaba los 2.100 millones de euros, una auténtica barbaridad teniendo en cuenta cómo hemos estado hasta hace muy poco tiempo.

El diario ABC, en otro artículo publicado a finales de enero de este año, aseguró que el mueble español consolidaba una robusta recuperación gracias a la exportación y destacaba que el sector había conseguido cerrar tres años consecutivos al alza, algo que no se conseguía desde antes de que llegara la crisis económica. Eso sí, el artículo también deja claro que todavía nos encontramos lejos de los valores que se marcaban antes del año 2008, así que mejor que no nos confiemos: todavía queda mucho por hacer.

Todo parece indicar que en el futuro la tendencia va a seguir siendo alcista si no nos sorprende una nueva crisis económica, que esperemos que no. La verdad es que la gente se ha vuelto a animar en lo que a la compra de muebles se refiere, una acción que es necesaria ya sea para vestir y decorar una vivienda nueva o para darle otro aire a la que ya tenemos. Y es que a muchas familias, algo así ya les hacía falta.

Deja un comentario