Joyas Personalizadas

Joyas Personalizadas

Regalar una joya es siempre una maravilla. No es solo un fantástico recuerdo sino que además puede tener un valor económico que variará en función del metal del que esté fabricado o de las piedras que pueda llegar a llevar. Sin embargo, yo hoy no vengo a hablar de economía, sino del plus que supone regalar una joya personalizada para recordar a alguien, un momento o una experiencia de nuestras vidas, tenga el valor monetario que tenga.

Una de las tiendas que más me gusta a nivel de Internet es Joyería Lorena porque no sólo vende las típicas joyas de grandes firmas (que tampoco digo que sean un mal regalo), sino que también ofrece la posibilidad de regalar joyas personalizadas que fabrican en su taller joyero de manera totalmente artesanal. Tienen pulseras, medallas, colgantes, llaveros, placas y otros muchos detalles en los que puede grabar tu mensaje para esa persona especial, una fecha señalada e incluso convertirlos en recuerdos para profesores de escuela, madres, padres, abuelos, etc. Probablemente encontraremos miles de tiendas similares pero no como Joyería Lorena, pues el hecho de que la confección de la joya sea un trabajo enteramente suyo transforma sus artesanías en algo muy especial.

En boca de todos

Además, este tema está muy en boga pues he estado viendo en la red diferentes foros, blogs e incluso noticias de diarios nacionales que hablan sobre este tipo de regalo. Hace poco, el ABC de Sevilla sacó un publirreportaje hablando sobre dónde conseguir joyas personalizadas exclusivas en Sevilla. En el reportaje hablan de la familia Abrines, joyeros desde 1925, de la Joyería Chico, con más de 70 años de experiencia en el sector y de Riviere Estudio de Joyería, algo más joven pero muy especializados en alta joyería, entre otras grandes firmas.

Pero si algo llamó mi atención de entre todas las noticias que estuve leyendo es la de las “gargantillas personalizadas de los millennials”. Por lo visto, esta generación tan actual tiene en este tipo de joya a su aliada perfecta. Según EL Universal se trata de la gargantillas personalizadas que la firma ByChari ha puesto a la venta en su página oficial por unos 230 euros (aproximadamente, y que además están confeccionadas, nada más y nada menos, que en oro de 14 quilates en color dorado, blanco y rosa. Por lo visto, estas gargantillas te ofrecen la posibilidad de llevar tu nombre colgado, o el de quien tú quieras, y añadir los colgantes que más significado puedan tener para ti: desde un chupete hasta un candado o el símbolo del dólar.

Personalmente, teniendo en cuenta que la generación millennial no se caracteriza especialmente por sus despilfarros, he de decir que esta noticia no es más que publicidad en cubierta pero la señalo en este artículo porque, sea o no verdad que los millennials compran este tipo de gargantilla al  nivel de haberla convertido en tendencia, la realidad es que la idea me encanta y me parece que la firma ByChari ha acertado totalmente con ellas. Son una maravilla.

También hablaron de este tipo de gargantilla en la revista Trendencias, donde aseguran que son la última obsesión de las instagrammers. ¿Serán estas gargantillas las sucesoras de las pulseras Pandora?

Por lo visto existe la versión corta y larga y ponen como ejemplo la idea de llevar el nombre de tus hijos. Rocky Barnes, Aimee Song, Julie Sariñana o Valentina Ferragni son algunas de las chicas de moda que lucen a todas horas su propia versión. Pero la embajadora, por antonomasia, de estas gargantillas es Chiara Ferragni, quien no solo dispone de un modelo: hasta tres versiones cuelgan de su escote. Primero fue “Chiara” para más tarde añadir a su colección la versión “Leo” y “Leoncino”.

Yo creo que no es necesario gastar tanto para regalar o lucir una joya única y personal, pues el hecho de que sean de oro o no, o cuenten con una firma de lujo detrás, no va darles más  valor sentimental y  en este tipo de joya, el valor económico es lo de menos. ¿Estáis de acuerdo?

Deja un comentario