El verano implica peligros para los pies de los niños

El verano implica peligros para los pies de los niños

Los meses de verano son difíciles por una serie de razones que afectan de un modo directo y brutal a los cuerpos de los seres humanos. El sudor hace que nuestra piel se irrite con mucha más facilidad que de costumbre, lo cual abre la posibilidad a que aparezcan ronchas, picaduras o rozaduras de todo tipo. Ser capaces de prevenir todo ello juega un papel fundamental a la hora de disfrutar de unos meses que no se deberían caracterizar por otra cosa que por el disfrute del tiempo de ocio que todos nos hemos merecido a lo largo del año.

El portal web Hola.com hizo referencia a una cuestión como tal con la publicación de un artículo titulado “¿Sufren más tus pies más en verano?”, que vio la luz en el mes de julio del año 2010. En efecto, el artículo pone el énfasis en el cuidado de los pies de cara a los meses de calor para que luzcan bellos, algo que se complementa con esa necesidad de que también estén sanos y que no sufran las consecuencias de las altas temperaturas.

El diario El Español informó en un artículo publicado el verano pasado de cinco medios de proteger a los pies durante el verano.

  • El primero de los consejos es el de evitar caminar descalzo, una de las cuestiones más habituales durante los meses de verano.
  • Hay que tener cuidado con un asunto con el de la pedicura. No hay que excederse en este sentido porque hay un riesgo importante de padecer infecciones.
  • Utilizar un calzado apropiado es fundamental para apoyar bien el pie y eliminar los riesgos de lesiones.
  • Hidratarse adecuadamente es una obligación. Puede aumentar la flexibilidad de la piel y la correcta higiene de toxinas.
  • Ante cualquier lesión, es imprescindible que se consulte con el médico, algo que puede diferenciar entre llegar a tiempo a una lesión grave o una simple molestia.

Es un hecho que las personas comenzamos a concienciarnos acerca de lo que sufren nuestros pies en una época tan dura como el verano. Pero el caso es más grave en lo relativo a los niños, debido a que son precisamente ellos los que más tiempo suelen caminar descalzos, no están tan pendientes de su hidratación o no utilizan un calzado apropiado, sino el primero que encuentran en el armario. Como padres y madres, el deber de todos y todas es el de prevenirles acerca de todos los peligros que eso conlleva en una época como la estival.

El verano es sin lugar a dudas la época más peligrosa para los pies de los niños y niñas. Las rozaduras, las ronchas o las picaduras suelen ser compañeras de viaje para nada gratas y es por eso por lo que hay que tener un cuidado especial a la hora de escoger el calzado. Son muchas las familias que, a estas alturas de la primavera, ya han tomado medidas para que los más pequeños y pequeñas de su casa no sufran las consecuencias de las altas temperaturas en sus pies. Así lo aseguran varios de los trabajadores de Andandito.

El disfrute y la higiene comienzan por los pies

El verano es la época en la que los niños más disfrutan. Como es lógico, la no obligación de tener que estar cada mañana pendientes del despertador para asistir a clase hace que mejore su calidad de vida. Es tiempo de otra cosa: de socializarse con los demás niños de su generación, de ir de campamento, de aprender cosas nuevas, de comenzar nuevos hobbies… y todas esas cosas pueden venirse abajo si no conseguimos mantener un correcto cuidado de nuestros pies, que nos pueden chafar absolutamente cualquier plan.

Lo cierto es que los pies juegan un papel fundamental en la rutina de cada niño. Juegan, corretean, andan… Y sus pies sufren una barbaridad si no cuentan con el calzado adecuado. Disponer de ese calzado es importante desde el punto de vista de la comodidad pero también desde el de la higiene. En ese sentido, los niños necesitan todo tipo de protección. No es conveniente rebajar la guardia dentro de este campo y, por fortuna, cada vez más familias parecen tener conciencia de esto.  

Deja un comentario